Alumnos y Educación Diferenciada

Se genera la libertad necesaria para que cada uno escoja actividades y profesiones lejos de estereotipos de género, aumentando su autoestima y fortaleciendo su perfil vocacional.

Esto implica que cada niño y niña, como hombre y mujer, edifiquen con criterio, su proyecto de vida desde el colegio.

Los estudiantes además se conocen a sí mismos y entienden su rol con la sociedad y el mundo. Es un modelo que ha comprobado su contribución a la reducción de los índices del fracaso escolar.